El pasado 11 de Septiembre la juez del Juzgado de lo Social nº 7 de Madrid, Inmaculada González de Lara, dictó una sentencia en la que declaró improcedente el despido de la trabajadora N.H.B, entre otras razones, porque los directivos de FREMAP no tienen “autoridad moral“ para despedir a una
trabajadora que incumpla el código ético interno. El razonamiento se basa en que la intervención de la Seguridad Social reclama a FREMAP 43,2  millones de Euros por gastos de los directivos en mariscadas, viajes y otros derroches injustificados.
La sentencia relata que el 18 de Julio la trabajadora se ausentó de la oficina durante 3 horas injustificadamente. A la vista de su código interno, que califica el hecho como falta muy grave, el departamento de Recursos Humanos de FREMAP  procedió a su despido. El fallo le otorga una relevancia significativa al código ético. Dice la sentencia  que “no parece que se aplique en la Mutua, pues es un hecho público que la Intervención de la Seguridad Social le reclama 43,2millones de euros, atribuyéndole a sus directivos gastos en mariscadas, viajes y demás derroches injustificables, que de acreditarse serían incompatibles con las prescripciones éticas por las que dice regirse, por lo que la dirección de la mutua carecería de autoridad moral para aplicar las recomendaciones éticas
al resto de empleados”
Los gastos a los que se refiere la sentencia fueron publicados por el diario EL PAIS el pasado 14 de Junio, de los que reproducimos un detalle publicado por dicho periódico.
Fuente de la imagen www.elpais.com
Entre las diferentes personalidades que integraban la junta directiva, destaca la presencia durante años de D. Ildefonso Sánchez
Barcoj, uno de los responsables de las tarjetas de Bankia, con la que gastó 484.200 euros.
Sería interesante conocer si este tipo de prácticas se ha dado exclusivamente en FREMAP o si, por el contrario, se extendió a otras Mutuas Patronales. Sí que sabemos que el propio Tribunal de Cuentas emitió un informe  el año 2.009, en el que glosaban  diversas irregularidades.